top of page

LAS VARICES Y SU RELACIÓN CON EL SOBREPESO

Por Dr. Walter Vera


Las várices, son más que un asunto estético. Se denomina várices a la dilatación patológica y permanente del sistema venoso superficial de los miembros inferiores.


Estas venas varicosas, a menudo subestimadas, pueden convertirse en un verdadero obstáculo para la calidad de vida de quienes las padecen.


Para comprender adecuadamente este problema de salud, es esencial adentrarnos en una breve exploración anatómica que arrojará luz sobre la intrincada relación entre las várices y el sobrepeso. Así, podremos apreciar cómo estos dos factores se entrelazan de manera significativa, afectando la salud y el bienestar de quienes luchan contra este trastorno venoso.


El sistema venoso está compuesto por tres subsistemas:

  • SISTEMA VENOSO PROFUNDO: imprescindible para el retorno venoso (transporta entre el 90% y el 95% del caudal sanguíneo de los miembros inferiores; y se haya ubicado debajo del músculo.

  • SISTEMA VENOSO SUPERFICIAL: ubicado en el espesor del tejido adiposo; en el mismo se producen las dilataciones que al comienzo hemos definido como várices.

  • SISTEMA VENOSO PERFORANTE: son venas que, a diferencia de lo que ocurre con los sistemas anteriormente mencionados, se disponen no en sentido longitudinal en los miembros inferiores, sino que lo hacen en sentido transversal, comunicando los sistemas profundo y superficial, para lo cual deben atravesar el músculo y por ende reciben el nombre de perforantes.


El sentido normal de la circulación de la sangre venosa es de abajo hacia arriba y de superficial a profundo. Los 3 sistemas mencionados, poseen válvulas que dirigen la sangre en el sentido correcto, cuando por la dilatación de los vasos esas válvulas se vuelven insuficientes, parte de la sangre invierte su sentido de circulación (insuficiencia venosa/reflujo).



Esta inversión parcial del sentido de la circulación, produce una mayor dilatación del vaso venoso y empeora el trastorno circulatorio, lo que en consecuencia ocasiona congestión venosa en los miembros inferiores; dicha congestión es la causante de los signos y síntomas de las várices. Los más frecuentes son:

  • Sensación de cansancio y pesadez.

  • Edema (Hinchazón).

  • Calambres.

  • Intolerancia a la posición de pie o sentado durante cortos períodos de tiempo.


Las várices se manifiestan como la aparición de cordones dilatados y a veces tortuosos en distintos sectores de los miembros inferiores, acompañando a los síntomas previamente mencionados.

¿POR QUÉ APARECEN LAS VARICES?

Existen 2 motivos de la conjunción de los cuales una persona puede padecer várices:

  1. Predisposición heredada genéticamente: dicha predisposición genera una mayor debilidad de la pared venoso y tendencia a su dilatación.

  2. Factores desencadenantes:

  • Ocupación laboral: la cual requiere pasar largos períodos de pie o sentado, esta circunstancia se ve potencia si además se desarrolla en sitios donde la persona está expuesta a temperaturas elevadas.

  • Sedentarismo

  • Embarazos

  • Consumo de anticonceptivos

  • Sobrepeso: Este factor es estadísticamente el que MAYOR INCIDENCIA tiene en la aparición de várices, sobretodo si se asocia a los factores 1 y 2.


Por este último motivo, en OCMI, se encuentra incorporado al protocolo de exámenes de los pacientes en Plan de Cirugía Bariátrica.


Realizamos una evaluación pre-quirúrgica a fin de detectar precozmente la presencia de várices, y una post cirugía dado que, como se describió anteriormente, las venas que pueden ser varicosas se hayan en el espesor del tejido adiposo, por lo que la disminución del mismo luego del descenso de peso puede poner en evidencia várices que no fueron detectadas en la primera evaluación.



¿QUÉ HACER ANTE LA SOSPECHA DE PADECER VARICES?

Concurrir al especialista a los efectos de ser evaluado y de realizar los estudios necesarios para determinar fehacientemente si padece varices. Ya con un diagnóstico preciso indicar el tratamiento adecuado a cada caso.


El restarles importancia a las varices, no solo genera una alteración en la calidad de vida del paciente (que puede ser más o menos importante de acuerdo a la magnitud de la enfermedad), sino también llevar a situaciones más comprometidas como: trombosis venosa o úlcera varicosa.



¿CÓMO SE TRATAN LAS VARICES?

De acuerdo al diagnóstico del tipo de afección que presente el paciente, va desde el tratamiento médico (medicación oral), tratamiento esclerosante hasta los tratamientos quirúrgicos. Todos estos, solucionan el problema definitivamente y evitan las complicaciones mencionadas.



CONCLUSIONES

Si bien las várices no constituyen una enfermedad grave que pueda poner en riesgo la vida de un paciente, sí alteran de manera significativa la calidad de vida. Por lo cual no deben ser tomadas como algo sin importancia y pasajero, sino por el contrario, se les debe dar preponderancia para poder desarrollar una vida normal sin contratiempos evitables.




Dr. Walter D. Vera

Cirujano General- Flebólogo

M.N: 65892

133 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page